Yoga Sūtras

Aforismos sobre Yoga de Patañjali

Inicio-Home | Āsanas | Prāṇāyāma | Meditación | YOGA SŪTRAS | Darśana

SAMĀDHI PĀDA | Sādhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda | Vocabulario | Bibliografía

Anterior | I.33 | Siguiente

Actualizado: marzo, 2020

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

yasya cittasyāvasthitasyedaṃ śāstreṇa parikarma nirdiśyate tat kathaṃ?

¿Cuáles son los medios establecidos en las escrituras para purificar la mente?

 

मैत्रीकरुणामुदितोपेक्षाणां सुखदुःखपुण्यापुण्यविषयाणां भावनातश्चित्तप्रसादनम्॥३३॥

maitrīkaruṇāmuditopekṣāṇāṃ sukhaduḥkhapuṇyāpuṇyaviṣayāṇāṃ bhāvanātaś cittaprasādanam ||33||

[Se alcanza] bienestar emocional cultivando [sentimientos de] amistad, compasión, alegría y ecuanimidad ante [quienes experimentan] situaciones de felicidad, desgracia, mérito y demérito [respectivamente]

(Traducción propia)

(Otras traducciones)

Vyaas Houston

La clarificación de citta-la esfera de la conciencia surge debido a la realización de la amistad con respecto a las experiencias (viṣaya-objetos) de felicidad, compasión con respecto al dolor, euforia con respecto a la virtud y neutralidad con respecto a la no-virtud (negatividad)

Georg Feuerstein

La proyección de amistad, compasión, alegría y ecuanimidad hacia las cosas —[sean] alegres, dolorosas, meritorias o demeritorias— [conduce a] la pacificación de la conciencia

Christopher Chapple y Yogi Ananda Viraj

La clarificación de la mente [resulta] del cultivo de la amistad, compasión, felicidad y ecuanimidad en condiciones de bienestar, insatisfacción, mérito y ausencia de mérito, respectivamente

P. V. Karambelkar

(Mediante el cultivo de la actitud de) amistad, compasión (participación en la) alegría (e) indiferencia (distanciamiento), (respectivamente) hacia los contenidos (personas, sucesos, etc.) que (experimentan) placer, dolor, virtud (y) vicio, mediante tratamientos repetidos (diciendo a la mente una y otra vez que actúe así) (se produce) citta-prasādana (el estado pacífico y feliz de citta)

James Haughton Woods

Por el cultivo de la amistad frente a la felicidad, la compasión frente al dolor, la alegría frente al mérito y la indiferencia frente al demérito

Pandit Usharbudh Arya

Mediante el cultivo y la impresión en uno mismo de los sentimientos de amistad y amor, compasión, amabilidad e indiferencia con respecto a los que están bien, a los que sufren, a los virtuosos y a los no-virtuosos (respectivamente), la mente se purifica y se vuelve agradable

Fernando Tola y Carmen Dragonetti

La serenidad de la mente (cittaprasādana) (surge) de la producción (en uno) de la benevolencia, la compasión, la satisfacción, la indiferencia frente a la felicidad, la desgracia, el mérito y el demérito (respectivamente)

Emilio García Buendía

De la concepción de sentimientos de amistad, compasión, alegría e indiferencia respecto a las situaciones felices, dolorosas, meritorias y no meritorias se sigue la tranquilidad de la mente

Oscar Pujol

La paz mental se obtiene cultivando la amistad con los que son felices, la compasión por los que sufren, la alegría con los virtuosos y la indiferencia hacia los malvados

Shriram Lele

La tranquilidad y la calma de la mente se logran cultivando la disposición de la amistad, la compasión, el compartir la alegría o la indiferencia con respecto a los objetos de la experiencia que muestran felicidad, dolor o angustia, virtud (o) impureza, respectivamente.

Chip Hartranft

La mente se calma a medida que el practicante irradia bondad, compasión, alegría y ecuanimidad hacia todas las cosas, tanto si son agradables o desagradables, buenas o malas

 

A partir de este sūtra hasta el I.39, Patañjali se ocupa de los medios para conseguir la estabilidad (sthiti) de la mente, en sus dos formas intelectivo-cognoscitiva y emocional. En los sūtras I.33 y I.34 tratará de la estabilidad emocional; en los siguientes de la estabilidad intelectivo-cognoscitiva (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali", pag 165).

 

Vocabulario

maitrī-karuṇā-muditā-upekṣāṇāṃ sukha-duḥkha-puṇya-apuṇya-viṣayāṇāṃ bhāvanātaḥ citta-prasādanam

citta-prasādanam (estabilidad emocional) bhāvanātaḥ (mediante la producción de) maitrī (amistad), karuṇā (compasión), muditā (alegría y) upekṣāṇāṃ (ecuanimidad), viṣayāṇāṃ (ante situaciones de) sukha (felicidad), duḥkha (desgracia), puṇya (mérito) apuṇya (demérito)

 

maitrī-: simpatía, amabilidad, cordialidad, benevolencia, amistad.

Maitrī: benevolencia, el "querer bien", el "sentir con" los otros, o, la disposición amistosa que es identificación, unión. El benévolo está dispuesto a aumentar, si fuese posible, la felicidad del prójimo (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali").

karuṇā-: piedad, compasión.

Karuṇā: misericordia que indica, etimológicamente, el "corazón tierno" con que se debe compartir el dolor ajeno. Hay que asumir como propia, desde adentro, la miseria de los otros, evitando el peligro de dejarse aplastar por ella. Así, el yogui verá en el dolor un medio para purificarse y enriquecerse (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali").

muditā-: alegría, satisfacción, aprobación, estima.

upekṣā (upekṣāṇāṃ): (f, gen, pl) de ecuanimidad, indiferencia, neutralidad o alejamiento.

 Upekṣā es la neutralidad positiva. A menudo se hace una peligrosa traducción de upekṣā como "indiferencia", pero es más bien una neutralidad benévola, el contrapeso de la compasión, sin que se contamine de sentimentalismo. Es la sabiduría o la inteligencia que permite comprender la causa del sufrimiento de los otros (Desikachar, TKV "Viniyoga, nº 27").

sukha-: alegría, placer, comodidad, felicidad.

duḥkha-: descontento, sufrimiento, molestia, dolor, pena, dificultad, problema.

puṇya-: mérito, virtud, bondad; merecedor, favorable, propicio; 1) puro, santo, sagrado; 2) fruto de la acción moralmente aceptable, es decir, meritoria, virtuosa, buena, justa o pura, en oposición a apuṇya.

Puṇya (mérito) es el fruto de acciones o voluntades (saṃkalpa) que son moralmente buenas, es decir, de acuerdo con el orden cósmico (Feuerstein, George "Encyclopedic Dictionary of Yoga").

apuṇya-: ausencia de mérito o virtud, maldad, vicio; 1) fruto de la acción moralmente inaceptable, es decir, no meritoria, maligna, injusta o impura; contrario de puṇya.

puṇyāpuṇya-: 1) acciones moralmente positivas y negativas, es decir, virtudes y vicios, méritos y deméritos.

viṣaya (viṣayāṇāṃ): (m, gen, pl) del dominio, campo o esfera de la actividad; cuyos objeto son los sentidos.

bhāvana (bhāvanātaḥ): (indecl) debido a la realización o nacimiento; a partir del surgimiento o la aparición; 1) a partir de la contemplación, consideración, cultivo, proyección o evocación mental.

citta-: (neutro) mente, razón, inteligencia, conciencia; 1) sensación, aquello que es percibido, aquello sobre lo que la mente se fija; 2) mente o conciencia en su totalidad, como conjunto de todas sus actividades y funciones; 3) la sede, el órgano, el conjunto de las funciones, actividades, procesos intelectivos, volitivos y emocionales del individuo; 4) se compone de intelecto (buddhi, asmitāmātra), conciencia de existencia individual (asmitā, ahaṃkāra) y mente sensible (manas); 5) es similar al concepto de instrumento interno (antaḥkaraṇa) en el sāṃkhya y el vedānta).

prasāda (prasādanam): (n, nom, sg) estabilización emocional, pacificación; claridad, estado de paz, serenidad perfecta.

 

Vyāsa — Yoga-Bhāṣya (s. V.)

 

tatra sarva-prāṇiṣu sukha-sambhogāpanneṣu maitrīṃ bhāvayet |

Hay que adoptar un espíritu de simpatía hacia quienes experimentan felicidad,

—El término maitrī (Pali: metta), a menudo traducido como "bondad amorosa", se relaciona con mitra, "amigo" y connota una actitud de amistad o buena voluntad hacia todos los seres sintientes. En particular, implica el deseo de felicidad y bienestar para los demás. En su forma ideal, la bondad amorosa tiene un alcance universal e incluye el deseo de que todos los seres logren la felicidad en general y el despertar. Su enemigo opuesto o lejano es el odio o la mala voluntad (dveṣa). Su enemigo falso o cercano es el apego egoísta (upādāna). En general, el apego se refiere al deseo equivocado de aferrarse a lo que es impermanente, insatisfactorio e insustancial ("desinteresado") como si fuera permanente, satisfactorio y sustancial. Como enemigo cercano del verdadero maitrī, tiene la connotación de una forma egocéntrica, posesiva, compulsiva o ansiosa de relacionarse con aquellos que le importan. Se considera un enemigo cercano porque nuestro amor y preocupación por los demás a menudo se mezcla con (o se combina con) estas formas de relación no adaptativas. Desde el punto de vista budista, la bondad amorosa se puede cultivar a través de formas específicas de meditación. Por ejemplo, en la forma de meditación conocida como maitrī-bhāvanā ("cultivo de la bondad amorosa") el meditador evoca un sentimiento de bondad primero hacia sí mismo, luego hacia un amigo, una persona neutral, una persona difícil y finalmente hacia todos los seres sintientes. . La técnica de meditación implica tanto un afectivo y estabilizador trabajo en uno mismo, es decir, la evocación y el mantenimiento del sentimiento de bondad o amor en uno mismo, como su extensión imaginativa. Finalmente, puede servir como antídoto contra las formas agudas y crónicas de mala voluntad. Cuando se nota el surgimiento de la mala voluntad, se puede evocar el sentimiento de bondad amorosa hacia el objeto de mala voluntad. Se cree que esto contrarresta el surgimiento de la mala voluntad. Además, se cree que la práctica repetida de maitrī-bhāvanā reduce la tendencia al odio o mala voluntad a lo largo del tiempo, así como también hace que sea más fácil contrarrestar ejemplos específicos de estos estados negativos (MacKenzie, Matthew, “Virtue, Self-Transcendence, and Liberation in Yoga and Buddhism”, pag 11-12).

 

duḥkhiteṣu karuṇām |

de compasión hacia los que sufren,

La compasión (karuṇā) implica la preocupación por el sufrimiento de los demás. Incluye tanto la simpatía por la difícil situación de los demás como el deseo activo de aliviar su sufrimiento. Al igual que maitrī, es idealmente universal en alcance. En términos de fuerza, se dice que la persona compasiva se preocupa por el sufrimiento de los demás tanto como ella se preocupa por su propio sufrimiento. Su enemigo lejano es la crueldad, mientras que su enemigo cercano es la pena. La lástima se considera un enemigo cercano porque implica una sensación de condescendencia o superioridad hacia su objeto basada en una sensación de diferencia fundamental entre uno mismo y el otro. En contraste, la verdadera compasión se basa en un sentido profundo de nuestra difícil situación como seres sensibles que no quieren sufrir (MacKenzie, Matthew, “Virtue, Self-Transcendence, and Liberation in Yoga and Buddhism”, pag 12-13).

 

puṇyātmakeṣu muditām |

de alegría hacia los virtuosos

La alegría comprensiva (muditā) implica disfrutar de la felicidad y el bienestar de los demás. Su enemigo lejano es la envidia o el resentimiento. Sus enemigos cercanos son la alegría a medias sobre la buena fortuna de los demás, o la alegría solo cuando el propio hijo actúa bien, o el disfrute indirecto basado en estados como el anhelo o el culto a las celebraciones. Las técnicas para cultivar la alegría comprensiva incluyen atender o contemplar las buenas cualidades de los demás, especialmente las que uno puede envidiar o resentir (MacKenzie, Matthew, “Virtue, Self-Transcendence, and Liberation in Yoga and Buddhism”, pag 13).

 

apuṇya-śīleṣūpekṣām |

(y) de (benévola) indiferencia hacia los que hacen el mal (perdonándoles sus faltas).

La ecuanimidad (upekṣā) implica tanto estabilidad mental o tranquilidad como una falta de calma o parcialidad indebida en las percepciones e interacciones de uno mismo con los demás (y con uno mismo). Los enemigos lejanos de la ecuanimidad son emociones perturbadoras como el deseo y la ansiedad. Estas emociones son problemáticas porque perturban la paz interior o el equilibrio emocional y porque tienden a desviar la evaluación de las situaciones morales. Alguien bajo el efecto del ansia, por ejemplo, puede no tener la comprensión clara e imparcial de su situación requerida para actuar virtuosamente. Los enemigos cercanos de upekṣā son la fría indiferencia y la apatía. Intentar mantener la paz interior de uno mismo ignorando o sin preocuparse por la felicidad y el sufrimiento de los demás no es virtuoso, ni tampoco lo es intentar ser imparcial siendo al mismo tiempo indiferente hacia todos (MacKenzie, Matthew, “Virtue, Self-Transcendence, and Liberation in Yoga and Buddhism”, pag 13).

 

evam asya bhāvayataḥ śuklo dharma upajāyate |

Esta forma de ser produce un dharma perfecto (aumenta el karma blanco).

 

tataś ca cittaṃ prasīdati |

Como consecuencia, la mente se purifica.

 

prasannam ekāgraṃ sthiti-padaṃ labhate ||33||

(La mente) purificada consigue la concentración y, eventualmente, alcanza la serenidad.

—Debe entenderse que los sentimientos aconsejados han de mantenerse en un tono bajo para que no descontrolen al yogui y para que, al mismo tiempo, no lo comprometan emocionalmente con las situaciones de que es testigo: el yogui debe permanecer siempre emocionalmente alejado. Además, debido al carácter amoral del Yoga, la tendencia será a que el sentimiento de indiferencia, recomendado para ciertos casos, se generalice y se haga extensivo a todos (Tola y Dragonetti, "Yogasutras de Patañjali" pag 169-170).

—Comparar: "cultivando la amistad universal, la piedad, el contentamiento, y mostrándose indiferente hacia la miseria, la virtud y los vicios (se purifica el espíritu) (Eliade, Mircea "Yoga, inmortalidad y libertad")"

—Lo único que indica este sūtra es la postura psicológica del meditador, aconsejando que debe mostrarse feliz con los felices, apesadumbrado con los pesarosos e indiferente con los malvados, para que ningún tipo de emoción negativa empañe su meditación (Ballesteros Arranz, Ernesto "Yogasutras de Patañjali").

—Este aforismo no ofrece propiamente hablando ningún medio directo para obtener el samādhi. Hay que subrayar la reveladora ausencia de , la presencia de la expresión "pacificación de la mente" (cittaprasāda), el alcance de los términos "alegría, entusiasmo" (muditā) y "desinterés" (upekṣā) que se refieren a la acción más bien que al conocimiento particular (jñāna o dhyāna), como es el caso para los demás medios. Uno se sentiría más inclinado a considerar el método mostrado en este sūtra como la piedra angular de la meditación (dhyāna), en cierto modo como una condición sine qua non de aquella (Geenens, Philippe "Viniyoga").

—Las cuatro cualidades desarrolladas en estas meditaciones son: 1. Amistad benevolente (metta); 2. Compasión (karuṇā); 3. Alegría (muditā), y 4. Ecuanimidad (upekṣā). El meditador desarrolla cada una de ellas sintiéndola en primer lugar hacia sí mismo, después hacia los amigos, a continuación hacia los enemigos y finalmente hacia toda la humanidad (Connolly, Peter "A Student's Guide to the History and Philosophy of Yoga", pag. 248, nota 45).

 

Bhoja — Rāja-Mārtanda (1018-1060)

||1.33|| maitrī sauhārdam. karuṇā kṛpā. muditā harṣaḥ. upēkṣaudāsīnyam. ētā yathākramaṅ sukhitēṣu duḥkhitēṣu puṇyavatsu apuṇyavatsu ca vibhāvayēt. tathā hi -- sukhitēṣu sādhu ēṣāṅ sukhitvamiti maitrīṅ kuryānna tu īrṣyām. duḥkhitēṣu kathaṅ nu nāmaiṣāṅ duḥkhanivṛttiḥ syāditi kṛpāmēva kuryānna tāṭasthyam. puṇyavatsu puṇyānumōdanēna harṣamēva kuryānna tu kimētē puṇyavanta iti vidvēṣam. apuṇyavatsu caudāsīnyamēva bhāvayēnnānumōdanaṅ na vā dvēṣam. sūtrē sukhaduḥkhādiśabdaistadvantaḥ pratipāditāḥ. tadēvaṅ maitryādiparikarmaṇā cittē prasīdati sukhēna samādhērāvirbhāvō bhavati. parikarma caitadbāhyaṅ karma. yathā gaṇitē miśrakādivyavahārō gaṇitaniṣpattayē saṅkalitādikarmōpakārakatvēna pradhānakarmaniṣpattayē bhavati ēvaṅ dvēṣarāgādipratipakṣabhūtamaitryādibhāvanayā samutpāditaprasādaṅ cittaṅ saṅprajñātādisamādhiyōgyaṅ saṅpadyatē. rāgadvēṣāvēva mukhyatayā vikṣēpamutpādayataḥ. tau cētsamūlamunmūlitau syātāṅ tadā prasannatvānmanasō bhavatyēkāgratā.

Buena disposición es la disposición amistosa. La compasión es el compadecerse. La alegría es el contentamiento. Indiferencia es el no experimentar ni agrado ni desagrado. Estos sentimientos se refieren, respectivamente, a lo que produce felicidad, pesar, mérito y demérito. Así, con respecto a las personas felices se debe expresar sentimientos amistosos, pensando: “bien está que sean ellos felices”, sin experimentar envidia. Hacia las personas en desgracia se debe mostrar compasión y deseo de liberarlos de su pesar, sin quedar indiferente ante su sufrimiento. Respecto del virtuoso, ha de mostrarse satisfacción, para estimular su virtud, sin sentir envidia de él, sin preguntarse: “¿por qué tiene que ser éste virtuoso?”. Hacia los no virtuosos ha de fomentarse la indiferencia, sin odiarlos, pero tampoco sin estimularlos. En este sūtra ha de interpretarse la palabra “felicidad”, etc., en el sentido de aquellos que poseen estas características. Estos sentimientos de felicidad, etc., conducen rápidamente al énstasis, al producir un estado de bienaventuranza en la mente. Estos son actos externos. Tal como sumar, etc., es útil en la aritmética para el cálculo, etc., así también, estos sentimientos de felicidad, etc., al producir un estado de beatitud, preparan a la mente para lograr el énstasis consciente, en tanto que contrarrestan la envidia y la pasión, etc. La pasión y la envidia son las causas principales de las dispersiones de la mente. Al quedar totalmente eliminadas, la bienaventuranza que se produce conduce a la concentración de la mente en un punto.

 

Samādhi Pāda | Sādhana Pāda | Vibhūti Pāda | Kaivalya Pāda

Anterior | I.33 | Siguiente

© Yogadarshana – Yoga y Meditación